Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

Relato +18 Los Vampiros de Detroit

31/3/14





Hola Lovers!! 

Hoy subo un relato corto que escribí hace ya unos meses atrás, espero que os guste tanto cómo me gustó a mi escribirlo.
Eso si, ojo porque tiene contenido sexual explicito



-----------------------


Los vampiros de Detroit - Andariel Morrigan


En el año 2013 los humanos declararon a la ciudad de Detroit en EEUU, en bancarrota. Unos meses después del anuncio mundial, la gente se fue yendo, algunas de las tiendas fueron cerrando poco a poco.
Antes de terminar el año llegaron los vampiros. Diez vampiros por cada mes, compraron los apartamentos que se quedaban vacíos, los ponían en alquiler barato a los demás vampiros que llegaban. Hasta que en la ciudad llegó a tener ciento veinte vampiros y consiguió recuperar parte del dinero que había perdido.

Me llamo Bethany y estaba saliendo de la adolescencia cuando los vampiros llegaron. Ahora tengo veintiuno y trabajo de secretaria para uno de ellos. Dice que su nombre es Keir y es lo único que tengo que saber, según él.
Tiene la apariencia de un chico de veintiséis, con el cuerpo moldeado en el gimnasio, bronceado, ojos violetas y cabello medio largo de color negro azulado.

Todas las mujeres babean a su paso, mierda, el hombre es un pedazo de carne caliente con un buen culo, todas saben qué es, pero parece que les dé igual. Cada mañana sale una mujer diferente de su apartamento. Yo puedo entrar y salir de este ya que me dio las llaves, además tengo mi apartamento al lado del suyo, y odio cuando va alguna mujer que no deja de gemir en toda la maldita noche. Luego a la mañana siguiente me pregunta que por qué  tengo mala cara, increíble.

Creo que se ha follado en todos estos años, como a toda la población femenina que quedaba en la ciudad. A todas menos a una. Yo.
Oh, no os penséis que no babeo por él, os estaría mintiendo. Pero entendedme, es mi jefe, ya hace mucho por mí; como por ejemplo no cobrarme el alquiler y los gastos que produce mi apartamento. Sería  malo que follara con él también.

Me he dado cuenta que los vampiros son unos promiscuos, follan con cualquier mujer que se abra de piernas pero no repiten con la misma. Así que ahora mismo, Keir se sube por las paredes porque aún no es temporada de turistas y se me pone al lado a gruñir porque soy la única que no se ha follado.

- Si hubieras dosificado a las mujeres que te follabas ahora no estarías escaso de ellas - murmuré una mañana mientras preparaba el café teniendo a Keir paseando por la cocina como un león enjaulado. Tenía suficiente confianza con él, es lo que tiene haber trabajado para él durante cuatro años.
- Chúpamela - respondió con un gruñido.
- Eso quisieras - dije entre risas vertiendo el café en las tazas. Estaba dejando la cafetera en su lugar cuando me giró y me atrapó en el borde de la encimera con su cuerpo.

Nuestras miradas se conectaron, su cuerpo se apretó más contra el mío y mi respiración comenzó a fallar.
Moví mis manos a su pecho para empujarlo fuera de mi espacio personal, pero fue inútil, no se apartó, apretó más su cuerpo al mío, su calor estaba por todo a mi alrededor.

- Si me follas ya no tendrás a nadie más y aún no llega la temporada de los turistas. -susurré intentando de nuevo apartar su cuerpo. Se movió lo justo para hacerme notar su polla dura haciendo que pusiera los ojos en blanco.

- Me importa una mierda, voy a follarte Beth... - movió mi cuerpo de tal manera que su polla quedó entre mis piernas. Oh tan caliente y dura. Cerré los ojos echando la cabeza para atrás, estaba cediendo malditamente.
- Tengo trabajo por... Aaah!!! - el movimiento de su cadera haciendo que clavara su polla en mí,  interrumpió la queja haciendo líquido mi cerebro y gelatina mi cuerpo. -Te doy el día libre - apartó el cabello de mi hombro y dejó varios besos por mi cuello.

Comencé a quitarle la ropa mientras él lo hacía con la mía. En pocos minutos estábamos los dos desnudos en la cocina besándonos con desesperación, nuestras manos enredándose por tocar el cuerpo del otro.
Por los dioses del infierno besaba de puta madre y me tenía  ida y ultra mojada. Sus dedos jugaron con la humedad de mi coño provocando jadeos que se perdían en su boca. Sacó sus dedos y me acomodó mejor abriendo mis muslos para meter su polla dentro de mí, haciendo que gimiera dentro de su boca intentando no morder su lengua. Mis piernas se unieron a su cintura y el baile llegó al punto máximo.

Entre embestidas, sus dientes tantearon la piel de mi cuello, pero bajó hasta mis tetas hinchadas y mamó de mis pezones. Mis uñas se clavaban en sus hombros, mi cabeza hacia atrás y los gemidos se escuchaban por toda la cocina y tal vez en el salón.

Su boca regresó a la mía en otro baile de lenguas y gemidos, su polla se clavaba en mí sin descanso.
- Córrete - murmuró en mi oreja para luego morder mi cuello, notaba la sangre salir y un orgasmo épico atravesó mi cuerpo notando su semen salir disparado y llenarme mientras mi orgasmo no parecía tener fin.

Me desmayé.

Cuando abrí los ojos estaba en su cama, con sus piernas impidiendo que me moviera, también tenía  su brazo sobre mí. Sonreí levemente y cerré los ojos disfrutando de la sensación.


De eso hace ya un año, vivo con Keir en su apartamento, en el mío viven otros vampiros de alquiler. Sigo trabajando para él... Por cierto, Keir es el alcalde de Detroit, se auto-nombró así cuando llegó con los diez primeros vampiros. Los vampiros no dicen nada sobre ello y los humanos no tienen más  remedio que aceptarlo y no ponen pegas, ¿Qué iban a hacer contra Los vampiros de Detroit?



-------------

Bueno, espero que os gustara!
Feliz semana!!
Andariel

3 comentarios:

  1. No soy de leer mucho paranormal, pero ha estado muy bien.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el relato, es un vampiro como muy directo, muy urbano, y me ha sorprendido gratamente que ubiques la historia en Detroit, una ciudad antaño llena de vida,trabajo muy próspera y que cuando la empresa automovilística quebró (creo que fue la General Motors) la ciudad perdió casi toda la población, el paro era cercano al 90% y todo el mundo que vivía de la automocion emigró a otros estados, así que la estética de ciudad de la que se adueñan vampiros ya la tiene. Es difícil escribir relatos cortos, a mí particularmente me cuesta mucho más que hacer novela, así que enhorabuena y sigue escribiendo.

    Yolanda

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger