Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

Relato | Rafael | Andariel Morrigan

11/2/16

Cuando te pasas gran parte de tu vida obedeciendo a todo lo que te ordenan sin negarte o pararte a pensar en lo que haces. Llega un momento en la que, sin darte cuenta, comienzas a cuestionarlo todo.
Viendo a los humanos cómo van destruyéndose unos a otros, por un poder que se les escapa de las manos.

Perdí la fe en ellos, cuestioné sus actos y me rebelé contra los míos.

Caí en desgracia, ahora vivo en el infierno, no está tan mal como parece en un principio cuando te vas acostumbrando al lugar.

Iba de vez en cuando al mundo humano, pero nunca me gustaba lo que ahí encontraba y veía o descubría. Me ponía enfermo, que los humanos mataran sin compasión. ¿Que los demonios tenían algo que ver con la maldad y la crueldad de los humanos? Eso son estupideces sin sentido alguno.

Así que lo dicho, el infierno no está tan mal comparado con lo que hay en la tierra.


Disfruté de las fiestas de Atenas y Roma. De los grandes filósofos, poetas, músicos y los gladiadores de Roma, fui mecenas de muchos pintores, de los que ahora son famosos y de los que no llegaron a la gloria.



Conocí a Erzsébet Bathory y fui su amante, la llevé varias veces al infierno. He tenido montones de amantes, tanto hombres como mujeres.

¿La homosexualidad prohibida? Esos son cuentos de la iglesia, pues siempre en la historia ha habido gente así.
La famosa Biblia es un libro mal traducido a lo largo de los siglos, interpretada como a uno le dé la gana. Son «cuentos chinos» para que no piensen por sí mismos.
¿Y luego dicen que el demonio manipula a su antojo? Creed lo que queráis, la humanidad ahora mismo no me importa, lo único que me ha aportado ha sido un buen sexo.






Lo mejor que había descubierto de mi «caída» era el sexo, más con hombres que con mujeres. Con algunos demonios era épico el sexo. Mis demonios favoritos eran Samael y Leviathan, nuestros tríos eran de otro mundo.

Me llevaba bien con Lucifer, aunque en un principio era escéptico con mi llegada a su territorio y al ver y conocer mi rebeldía no puso mucha resistencia y retomamos nuestra amistad que teníamos antes de su caída.
Aunque nunca me atreví a tocarle sexualmente, no le importaba mi «affaire» con los otros demonios.

Estaba en la terraza del castillo absorto en mis pensamientos cuando la presencia de Lev llenó el lugar. Me giré para verle, le dediqué una sonrisa al descubrir que iba, nuevamente, desnudo, esa era su tendencia, a nadie le importaba, ni siquiera a él.

Repasé su desnudez de arriba abajo, lamí mis labios recordando algunas escenas sexuales con él y otras que tenía pensado disfrutar algún día cercano, como aquel.

No necesitábamos hablar para nada, nuestras miradas lo decían todo. Y más con el tiempo que llevaba follando con Lev.
Hice desaparecer mi ropa justo cuando le tuve delante, nos besamos con rabia y pasión. Sus manos volaban por mi cuerpo hasta llegar a mi polla donde se concentró las caricias, sus labios se pasearon por mi piel hasta llegar a su destino, quedando de rodillas y yo apoyado en la barandilla, con la mirada fija en él y sus movimientos. Ver su cara de pura perversión me encendía a pasos agigantados.
Cambiamos las posiciones y lo penetré con contundencia, de una estocada. Nuestros gemidos se escuchaban por todos lados, haciendo eco, rebotando sin cesar.

Llegamos al éxtasis en poco tiempo. Nos separamos poco después, saqué un cigarro encendiéndolo, Lev se fue tal como vino y yo seguí en la terraza, como si no hubiera pasado nada.
Eso era lo bueno de follar con hombres, no te pedían explicaciones de nada.

-No entiendo qué le ves a Leviathan- la voz de Lucifer hizo que sonriera de medio lado con el cigarro en los labios.
-Un buen cuerpo al que follar- encogí mis hombros como si nada. -Tú no me dejas follarte, él solo quiere que lo folle, no pide nada a cambio, placer por placer.
-Yo estoy bien como estoy, Raf, no me metas es tus cosas.
Puse los ojos en blanco terminando el cigarro.
-Sólo es sexo Lucy. Son demonios, sin complicaciones. Eres tu el que se complica.
-Lo que tu digas Raf, lo que tu digas.
Y desapareció tal como vino, sin dejar rastro.
Yo no me creía tan complicado, a veces no entendía a mi hermano, bueno, nunca llegué a entenderle en el pasado, y ahora tampoco llegaba a hacerlo. Me separé de la barandilla y me desplacé a la biblioteca dispuesto a leer hasta el cansancio, o hasta que llegara Samael buscándome.






Año 10510 Después de la caída de Rafael   



La Fiesta Primer relato san valentin   









infernus - (c) - Andariel Morrigan

2 comentarios:

  1. relato a relato veo como vas madurando como escritora y con este te superaste.
    está genial

    ResponderEliminar
  2. Como siempre un relato precioso, poco a poco voy leyéndolos todos y me apetece seguir con más. Sigue así. ECN

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger