Buscar este blog

Recomendaciones

NO ESTOY ACEPTANDO LIBROS PARA RESEÑAR HASTA NUEVO AVISO

Relato +18 | Samael | Andariel Morrigan

5/3/16

Me aburría soberanamente en la tierra. Ni siquiera hacia falta que me molestara en corromper a los humanos un poco más, ya se encargaban ellos mismos.
Por lo que decidí regresar a casa.
Casa... El Infierno hacía tiempo que se había convertido en mi hogar y el de muchos otros angeles caídos, junto con los demonios y algún vampiro.
Si supieran todos esos humanos cristianos que no queda ni un arcángel en el cielo... Lucifer se ríe, goza demasiado por ello. Rafael es un pobre adicto al sexo y Miguel disfruta torturando las almas de los humanos que encuentra interesantes.

Y para qué negarlo, yo disfruto de ambas cosas.

Nada más aparecer en la mansión vi a Leviathan paseando desnudo por el salón intentando llamar la atención de Lucifer, que estaba sentado en el sofá leyendo un incunable.

-¿Puedes llevártelo a tomar por culo? - gruñó Lucifer su pregunta sin levantar la vista del libro.
-Claro- respondí riendo entre dientes al ver el puchero que Lev le dedicaba a Lucifer. Hice un gesto con la mano para que se acercara y dejara de molestar. -Vamos a buscar a Rafael- sugerí cuando el muchacho llegó a mi lado.
-¡En la biblioteca!- gritó Luc antes de cerrar la puerta.



Solté una buena carcajada al escuchar el fuerte suspiro de mi hermano cuando la puerta se cerró tras nosotros.
Caminamos por el pasillo hacia la biblioteca, sonreía al escuchar tararear al chico delante de mi. Era una delicia su cuerpo, y como lo movía. Entendía muy bien que a Rafe le costara apartar sus manos del cuerpo juvenil del demonio.
Ver como su redondo culo se movía ahora al bailar, hizo que mi polla se endureciera dentro de los pantalones.
Me lancé sobre su cuerpo acorralandolo contra la pared.
Mordí su cuello gruñendo mientras sus manos me desnudaban y se frotaba contra mi cuerpo.
Mis dedos se enredaron en su cabello, tiré su cabeza hacia atrás y besé sus labios con furia. Sus manos se movían sin cesar en mi polla haciendo que mi cuerpo vibrara por el placer.
Marqué de rojo sus nalgas al hundir mis uñas en su carne. Estas recorrieron su espalda dejando surcos al arrodillarse en el suelo.
Sus ojos se alzaron para regalarme una mirada llena de lujuria, abrió la boca sacando un poco la punta de la lengua y la pasó por la apertura del glande repetidas veces, haciendo que pusiera los ojos en blanco. Su caliente boca fue acogiendo carne hasta su totalidad, comenzó a chupar y lamer, dejando también mordiscos a su paso.

-Mierda. Joder- gruñía al paso de su boca moviendo la cadera hacia su rostro. Una mano la tenía apoyada en la pared, la otra estaba de nuevo enredada en su cabello negro.

Nos hice aparecer en la biblioteca, detrás teníamos la chimenea encendida y delante el sillón donde se encontraba sentado Rafael.

-Demonios. Esa sí es una buena imagen- comentó haciendo que entre abriera los ojos. Le dediqué media sonrisa y cerré los ojos disfrutando de la boca del demonio ahora sobre mis testículos.

El gemido que dio Leviathan vibró en mi polla haciendo que todo mi ser se estremeciera.
Rafael estaba mordiendo las juveniles nalgas dejando su huella, por lo que el demonio gemía sobre mi polla haciendo que se pusiera más dura.
Lo aparté de mi de una manera brusca, girando su cuerpo hacia Rafael para que lo atendiera como era debido, mientras yo me empalaba en su canal de una estocada que hizo que mis ojos se volvieran blancos del placer.

Nuestros cuerpos se movían en una danza sublime con los gemidos y gruñidos como música de acompañamiento. Cuando abrí los ojos mi mirada se cruzó con la de Rafael, nos dedicamos una sonrisa y miramos hacia el cuerpo de Lev que se retorcía entre nosotros buscando su placer.
Hundí mis uñas en su cintura notando su sangre entre mis dedos, para poder moverme mejor dentro de él y llegar hasta el fondo. Unas embestidas después conseguí mi orgasmo vaciando mi polla y llenando el culo del demonio con mi semen.
Me aparté de ellos sentándome en la alfombra jadeando y viendo el espectáculo que me ofrecía Rafael.

Estaba sentado en el sillón, con Leviathan encima, con las piernas abiertas y enterrando la polla en su culo. Podía ver perfectamente mi semen manchar los muslos de mi hermano que entraba y salía de una forma bestial.
Los gemidos del demonio habían aumentado considerablemente ya que Rafe lo masturbaba con violencia y clavaba sus dientes en el cuello gruñendo de placer.

Todo un espectáculo para mí, que disfrutaba viéndolo.
Me acerqué esta ellos, mi rostro quedó en la unión entre la polla de Rafe y el culo de Lev, lamí esa parte y les mordí los muslos a ambos, bebiendo su sangre.
Cuando los dos llegaron al orgasmo el semen del demonio manchó parte de mi rostro, por lo que lamí los restos y luego les limpie la polla.
Me incorporé y los besé para después desaparecer para ir a mi habitación.

Abrí el grifo del agua caliente de la ducha, me metí dentro y dejé que el agua mojara todo mi cuerpo. A los pocos segundos noté a Luc haciéndome compañía.

-¿Cómo fue?- preguntó después de unos segundos.
-Estupendamente, Luc. Deberías probarlo- le respondí riendo. Enjaboné mi cuerpo con mimo.
-Nah, no me interesa- vi de reojo como movía la mano para quitarle importancia.
-No te entiendo Luc, no hay amor, ni compromiso - suspiré ahora con el cabello lleno de champú. -Te pica la polla, pues te das un gusto- encogí los hombros, abrí el grifo y dejé que el agua aclarara el jabón.
-Sí para ti es fácil decirlo.
-Luc, eres tu el que lo complica todo.
-¿Tengo que joder con un demonio?- su pregunta hizo que me girara viendo que estaba detrás de mi, había entrado en la ducha. Le puse los ojos en blanco.
-No necesariamente, puedes con quien quieras.
-Perfecto entonces.
Sonrió acortando la distancia de nuestros cuerpos, nuestras bocas se unieron y el calor del baño aumentó unos grados más.


El señor del infierno había caído en las garras de la lujuria.




Imagen Chris the Lord de Lord of the lost

Relatos anteriores

La Fiesta Primer relato

Rafael Segundo relato 

Lucifer cuarto relato


infernus - (c) - Andariel Morrigan

3 comentarios:

  1. jajajaja tienes una imaginación desbordante... Me ha gustado mucho, muy caliente!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Cuando las musas se ponen hay que sacarles probecho!!!! Jajajaja
      A ver si el próximo también te gusta <3

      Eliminar
    2. ¡seguro! tienes un estilo peculiar, muy directo, y sabes que me encanta.

      Eliminar

Este blog se alimenta de comentarios.
No se permite spam o faltas de respeto hacia los escritores y hacia la admin del blog

Tu comentario será publicado después de ser aceptado cualquier duda, sugerencia envia correo a lasresenasdeandariel@gmail.com

Las reseñas de Andariel | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger